Trabajamos con la convicción de enseñar conocimientos para la vida; y formar en virtudes y valores cristianas. Tenemos la urgente necesidad de cada día ser mejores, de educar mejor, de aprender a vivir con dignidad. Nuestra estudiante Jacarandá recibe una orientación puntual enfocada a desarrollar las habilidades necesarias para resolver con precisión, sencillez y acierto las dificultades del mañana, convirtiéndola en una mejor emprendedora, sin miedos, creativa… exitosa. Agradecemos a los padres y madres que ya nos confiaron la educación de sus hijas y han visto los resultados.