FORMACIÓN HUMANA

En Jacarandá nos preocupamos por educar integralmente a nuestras alumnas, capacitándolas para lograr un alto nivel académico y desarrollar en ellas el sentido de responsabilidad social necesario para influir de manera positiva en su entorno, a través de los valores y virtudes propuestos en nuestro plan de formación anual. Este plan de formación se estructura cada año en base a las cuatro virtudes cardinales: Prudencia, justicia, fortaleza y templanza, tomando como referencia aquellas virtudes en las que debemos enfatizar de acuerdo a las necesidades vigentes. Este programa es trabajado por toda la comunidad educativa: profesoras, alumnas y socializado con los padres de familia para practicarlo en la casa. Las alumnas de Jacarandá se caracterizan por ser mujeres cristianas con criterio y con vida interior, lo que desarrolla en ellas una personalidad original e irrepetible. Son personas cultas, con capacidad de aprender, sociables y comprometidas con las necesidades actuales de la humanidad, creadoras de un mejor futuro por el empeño en el trabajo bien realizado.

Atención Personalizada

El compromiso de apoyar muy de cerca a cada una de nuestras alumnas y sus familias nos lleva a la implementación de un sistema de Preceptorías, el cual se realiza mediante entrevistas formales, breves y frecuentes para ayudarlas a mantener el esfuerzo y proyectarse según sus habilidades. La Preceptora es aquella persona o profesora que, por encargo del Consejo Directivo, asume la responsabilidad de ayudar a los padres en la educación de su hija, procurando la unidad de acción educativa entre la familia y el colegio. La preceptora ayuda a la alumna a conocerse, a hacer recto uso de su libertad y a esforzarse por alcanzar objetivos de formación humana y espiritual que mejor desarrollen sus cualidades. El objetivo principal es el de ayudar a los padres y a la alumna a diseñar un proyecto de mejora personal, cuidando que exista unidad de criterios entre la familia y el colegio. Esta tarea exige en la preceptora un mínimo de cualidades personales de competencia, actitudes, ilusión profesional e interés por mejorar la propia formación, junto a la madurez personal y el equilibrio emocional. La preceptora orienta a sus alumnas a lograr el manejo de su propia autonomía, fomentando en ellas y en su familia el aceptar la responsabilidad de sus decisiones. La preceptoría se realiza a todas las familias del colegio, en especial a aquellas familias con hijos en edad preescolar, en donde la relación de la preceptora con los padres tiene una especial relevancia. De esta manera aseguramos la coherencia de ideales para lograr la acción educativa colegio – familia.

Biblioteca Secundaria Colegio Jacaranda